La Bahía de Altea y el Parque Natural

La bahía de Altea junto con los islotes de la “Illeta” y el “Illot” de l’Olla presenta unos valores naturales y etnológicos de gran valor, lo que valió la inclusión desus aguas en el Parque Natural de Serra Gelada en el año 2005. El entorno marino de l’Illeta de la Olla alberga una pradera de posidonia en estado óptimo de conservación que acoge una gran biodiversidad.

Flora y fauna de la Bahía de Altea y el Parque Natural

En las aguas de la bahía de Altea podemos observar una gran diversidad de especies, algunas de ellas protegidas, como el delfín mular (Tursipostruncatus), la tortuga boba (Carettacaretta) y el cormorán moñudo (Phalacrocoraxaristotelis).

Los fondos marinos frente a la Olla y Cap Negret, incluidos en el Parque Natural de la Serra Gelada, gozan de un saludable estado de conservación. En estos fondos, a no mucha profundidad, habita la emblemática posidonia (Posidonia oceanica). Las praderas de posidonia actúan como verdaderos bosques submarinos y constituyen el ecosistema marino más importante y complejo del litoral mediterráneo. Además de ofrecer abrigo y alimento a centenares de peces y otros organismos marinos, estas praderas son una importante fuente de generación de oxígeno, aportan claridad al agua, estabilizan el fondo marino y reducen la erosión en las playas, entre otras funciones.


Las praderas de la bahía de Altea se encuentran entre las mejor conservadas del levante español, aunque en la actualidad se encuentran en regresión debido principalmente al fondeo incontrolado de embarcaciones de recreo y a la creciente contaminación de las aguas.
A poca profundidad, en zonas rocosas batidas por el oleaje, encontramos una franja marina característica de nuestro litoral y de elevado valor ecológico: las cornisas de vermétidos. Estas losas o plataformas aparentemente rocosas son en realidad estructuras orgánicas formadas por un caracol que, con la ayuda de algas calcáreas, forma un conglomerado de consistencia parecida a la de la roca. Estas formaciones son indicadoras de aguas limpias y bien oxigenadas y dan cobijo a un elevado número de especies.


El entorno marino de la Illeta de la Olla es un espacio sensible y frágil, ¡respétalo!

Patrimonio histórico y etnología de la Bahía de Altea y el Parque Natural

Desde la antigüedad hasta principios del XX, la zona de la Olla, protegida de los vientos y del oleaje, se utilizó como refugio de embarcaciones.
En el siglo XIX se construyó en este punto un embarcadero. El conjunto de instalaciones estaba formado por un almacén, una báscula y el muelle para mercancías, que se trasladaban a los barcos a través de embarcaciones más ligeras.

Desde aquí se expedían almendras, pasas, frutas, hortalizas, así como adoquines, procedentes de las canteras de ofita y que sirvieron, por ejemplo, para pavimentar las calles de València.

En la parte alta se sitúa el conjunto de Villa Gadea, una villa paladiana que sigue el modelo creado por el arquitecto renacentista Andrea Palladio. Además de la residencia tenía un estanco recreativo y su propia capilla, donde se celebraban antiguamente las fiestas de Sant Llorenç de la Olla.

Actualmente la playa de la Olla es una de las más populares de Altea, ideal para la práctica de deportes de remo como el kayak o el padel surf o simplemente para disfrutar del baño en sus aguas someras y calmadas; con unas simples gafas de buceo podrás disfrutar del fondo marino y toda la vida que acoge la posidonia.

Documentos para descarga sobre la Bahía de Altea y el Parque Natural
Ir arriba