Nuestro municipio siempre se ha caracterizado por la elevada presencia de la agricultura, donde los cultivos más abundantes son el cítrico y el níspero, pero además se encuentran otros de secano como olivos, almendros, etc. Este sector se queda disminuido por tres factores fundamentales, todos ellos relacionados con la economía: la demanda de tierras para construir, la baja rentabilidad de los productos agrícolas y la falta de incentivos para las nuevas generaciones de agricultores.

Actualmente, la Concejalía de Agricultura tiene como objeto preservar nuestra huerta con una triple finalidad, mantener los cultivos locales y los puestos de trabajo que generan, preservar nuestro entorno y paisaje, así como mejorar el medio ambiente utilizando y promoviendo técnicas de cultivo ecológico.